Archivo de la etiqueta: Montse Taboada

Discurso despedida ex-presidente de Cocacola.

EL DISCURSO MAS CORTO por Bryan Dyson, ex Presidente de Coca Cola…

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son: – Tu Trabajo,- Tu Familia,- Tu Salud,- Tus Amigos y – Tu Vida Espiritual, Y tú las mantienes todas éstas en el aire.
Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo. Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.
Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo…..crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno.
Piénsalo!!!!!!!!!!!!
BRYAN DYSON. Lo dijo el al dejar uno de los cargos más importantes del mundo.

Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por que? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele.

Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte.

La vida es corta, ¡por eso ámala.! Vive intensamente y recuerda:

Antes de hablar… ¡Escucha !

Antes de escribir… ¡ Piensa!

Antes de criticar… ¡ Examínate !

Antes de herir… Siente

Antes de orar… Perdona

Antes de gastar… Gana

Antes de rendirte…intenta

ANTES DE MORIR…..VIVE…!!

Desde hace dos días  en mis redes sociales veo que corre este excelente discurso, por lo que no me  resisto a su publicación por lo corto y  profundo de su mensaje. Simplemente maravilloso.MUCHAS GRACIAS y UN ABRAZO PARA TODOS

Anuncios

“METAFORA DE LA OLA”

Conciencia de Ola

Si uno se ubica a orillas del mar puede observar como cada ola comienza, es decir, como se diferencia del resto del mar al cual pertenece, como luego crece en tamaño y fuerza, de que modo alcanza su plenitud, y como, al acercarse a la orilla, estalla, se disuelve en espuma y vuelve a confundirse con el mar…mientras otra ola ya ha comenzado el mismo itinerario…. Y así una y otra vez…
Imaginemos ahora que esa ola tuviera autoconciencia y que dijera: “yo soy esta ola”.
Su nacimiento ha sido celebrado por su entorno y se relaciona con sus vecinas mas cercanas que han nacido en el mismo momento que ella, luego va observándose crecer y puede incluso compararse con otras olas de al lado y ver si es mas grande, si es mas chica y puede decir: “¡que ola fantástica que soy, que ola maravillosa…!”. O: “¡Que ola pequeña soy!¡Nadie me va a tener en cuenta…!”.
Cuando ve que una ola que tiene adelante ha terminado, se sobrecoge de intenso dolor y en su desgarro exclama: “¡Oh!, ¡se murió mi amiga…con la que recorrimos tanto…, y a la que nunca mas volveré a ver!”.
En el momento en el que a esta ola le llega su declinación, comienza a experimentar la angustia que le produce su propia muerte: “Yo soy ola, y si dejo de ser ola, dejo de ser…por lo tanto, quiero ser ola la mayor cantidad de tiempo posible…me reconozco en mi condición de ola y todo lo que amenace mi condición de ola es una amenaza fundamental para mi ser”.
Para una conciencia humana el recorrido de una ola transcurre en menos de un minuto, pero para esta hipotética conciencia es toda una vida, por lo tanto equivaldría a lo que vivimos en setenta u ochenta años.
Conciencia de Agua
Imaginemos ahora que esta conciencia de ola, después de haber experimentado la angustia de su muerte y la celebración de su nacimiento miles de millones de veces, experimentara una expansión de su conciencia que le permitiera un buen día decir: “¡Caramba! En realidad lo que yo soy es agua. Lo que constituye mi ser esencial es ser agua, y mi condición de ola es una forma temporaria que mi ser agua tiene de manifestarse… Por lo tanto cuando yo termine como ola, lo que termina no es mi ser esencial, sino una forma…”
Cuando esa conciencia registra su condición de agua se ha conectado con un rasgo de su ser que esta mas allá de su nacimiento y muerte como ola. “Ha tomado contacto con el Espíritu en ella”.
Imaginemos ahora como viviría su existencia de ola una vez que desarrollo conciencia de agua: Podría vivir cada momento de su devenir ola sin angustia pues sabría que su ser esencial no esta comprometido en esas vicisitudes. Cuando viera cesar a una vecina estrellándose “prematuramente” contra unas rocas antes de llegar a la orilla, o cuando ella misma experimentara su propia muerte, podría acompañar con más serenidad tales sucesos sabiendo que lo que cesa es solo una forma temporaria.

Extraído de” La Sabiduría de las Emociones 2 “, de Norberto Levy

PD: Está metáfora la dedico todas las personas que recientemente hay sufrido alguna pérdida y en especial a mi familia.

Montse Taboada Meijide

Personal Branding & Networking

Hace ya unos cuantos días que me rondaba la idea de escribir un post sobre Personal Branding y Networking. Ambos conceptos están en auge y la gran mayoría de profesionales lo tratan de forma independiente, graso error desde mi punto de vista. Y que mejor que explicar una historia real para entender lo que quiero decir.

Hace casi un año que deje un proyecto empresarial debido a que no compartía valores, creencias y formas de hacer las cosas con mis socios. La ruptura se produjo cuando yo me posicione ante la entrada de otro socio que aparentemente su “marca personal” era muy buena y conocida en el mundillo de los recursos humanos. Me dedique a investigar a estar persona a través de mi red de contactos de confianza, algunas personas  lo conocían muy bien tanto a nivel personal como profesional y todos ellas me desaconsejaron que hiciera negocios con esa persona. Los calificativos fueron muchos y diversos y ninguno encajaba con mi filosofía de vida. Después de noches en vela, dolores de cabeza y contracturas musculares, decide dejar el proyecto. Algunos me calificaron de “loca” otros de “tener coraje”, aunque yo creo que simplemente fue una “actitud coherente” conmigo misma y sobre todo egoísta, ya que velaba por mi integridad personal, profesional y sobre todo por mi salud. Sigue leyendo

RESILIENCIA en tu marca ¡Ahora más que nunca!

Resiliencia, un concepto estable… en un mundo de cambio continuo

Uno de los conceptos más modernos y llamativos de la psicología actual  aplicado al mundo de los recursos humanos y de la marca personal es el de Resiliencia. Un nombre extraño que alude en el campo de la física, a la capacidad  que tienen algunos materiales de volver a su forma original, cuando han sido forzados a cambiar o deformarse. En psicología, el concepto de resiliencia, señala la capacidad para enfrentar situaciones críticas, sobreponerse y salir airoso y fortalecido, en vez de frustrado o debilitado El vocablo resiliencia tiene su origen en el idioma latín, en el término “resilio” que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar.

Según Rutter, fue adaptado a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos. El trabajo que dio origen a este nuevo concepto fue el de  Werner (1992), el cual a lo largo de más  30 años observo a más de 500 niños criados en familias con padres alcohólicos, quienes pese a esto, se recuperaban y lograban una calidad de vida aceptable. Sigue leyendo

El elefante encadenado

En la mayoría de mis acciones formativas, siempre se toca el tema de las creencias. Existen creeencias que nos limitan y las que nos potencian, el objetivo en muchos de mis talleres es tomar conciencia de nuestras creencias, entendiendo que las creencias son juicios hondamente arraigados y que proceden de un pasado remoto ( infancia, inicio de una relación…) que configuran las acciones de las personas y de los sistemas e impulsa hacia una determinada dirección. La letra con sangre entra. Los ingenieros no tienen capacidad de socializar son unos cabezas cuadradas. ¿ Has oído  frases de este tipo a lo largo de su vida? seguramente si. Debemos de ser conscientes de nuestro lenguaje y el poder que tiene en nuestras relaciones desde nuestra más tierna infancia.

En este cuento de Jorge Bucay podemos trabajar el tema de las creencias limitantes. Se trata de un relato que nos puede ser útil para entender  mejor como funcionamos.

 El elefante encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales.

Me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente:

¿Qué lo mantiene entonces?
¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapa porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia:
– Si está amaestrado ¿por qué lo encadenan?
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo.
La estaca era ciertamente muy fuerte para él.
Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía…

Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree –pobre– que NO PUEDE.
El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.
Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…

Vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad…
condicionados por el recuerdo de “no puedo”…
Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento
todo tu corazón…

Jorge Bucay

El vuelo de los gansos.

Ayer mientras buscada información en la red sobre temas de liderazgo encontré este cuento el cual compartó con vosotros ya que creo que os  puede aportar una visión diferente. Espero que os guste.

El próximo otoño cuando veas los gansos dirigiéndose hacia el sur para el invierno, fíjate que vuelan formando una “V”. Es bien interesante que sepas lo que la ciencia ha descubierto acerca de por que algunas aves vuelan de esta forma. Se ha comprobado que cuando cada pájaro bate sus alas produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él. Volando en “V” la bandada completa aumenta por lo menos un 71% su poder, mas allá de lo que lograría cada pájaro sí volara solo. Está demostrado que las personas que se unen y comparten una dirección común con sentido de comunidad, llegan mas rápido y mas fácil a donde desean porque se apoyan y se fortalecen mutuamente. Cada vez que un ganso se sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a la formación para beneficiarse del poder de los compañeros que van adelante y ayudar a los que van detrás. Si nosotros actuáramos con la inteligencia de los gansos, haríamos todo lo posible por superar las diferencias, compartir una misma dirección y servir con lo mejor de nosotros mismos. Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar. Siempre obtenemos mejores resultados si tomamos turnos haciendo los trabajos más difíciles en lugar de permitir que el peso lo lleven unos pocos o uno solo. Los biólogos han observado que los gansos que van detrás producen un sonido propio de ellos para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad. Una palabra de aliento produce grandes beneficios. El estímulo motiva reconforta. Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos se salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo. Se quedan acompañándolo hasta que esté nuevamente en condiciones de volar ó hasta que muera y, solo entonces, los dos acompañantes vuelven a su bandada o se unen a otro grupo. Si nosotros aprendemos de los gansos, como solidarios con quien nos necesita y nos mantenemos uno al lado del otro acompañándonos y apoyándonos.

Y en forma filosofica…..

Si nos mantenemos uno al lado del otro, apoyándonos y acompañándonos…
Si hacemos realidad el espíritu de equipo…
Si pese a las diferencias podemos conformar un grupo humano
para afrontar todo tipo de situaciones…
Si entendemos el verdadero valor de la amistad…
Si somos conscientes del sentimiento de compartir…
Seremos exitosos..

montse taboada

Las preguntas son la respuesta

 Como Psicóloga Coach estoy habituada a realizar preguntas a mis clientes, aunque tengo que confesar que en ocasiones uno  se distrae de la hora de escucharse a sí mismo.  La esencia del buen coach es desarrollar la conciencia y responsabilidad de la persona, partimos de la base que  todos disponemos de los recursos internos necesarios para lograr aquello que queremos.

¿Cómo podemos acceder rápida y fácilmente a esa sabiduría interna?

Sencillamente, planteándonos las preguntas adecuadas. Eso es lo que hace un coach, preguntas poderosas que te permitan acceder a tu propia y singular sabiduría. Sin las preguntas adecuadas podemos centrarnos en las creencias y comportamientos que no nos ofrecen lo que realmente deseamos y necesitamos. Sigue leyendo