Archivo de la categoría: Executive Coaching

El juego de las piedras. ¿Cuál es la tuya?

Quizás conozcas la historia del frasco lleno de piedras, pero no me resisto a publicarlo, por lo gráfico y clarificador de su mensaje.

Un experto en gestión del tiempo que estaba dando una conferencia puso sobre la mesa de la sala un frasco de cristal y un montón de piedras del tamaño de un puño. “¿Cuántas piedras caben en el frasco?”, preguntó.

Mientras el público hacia sus conjeturas, fue introduciendo piedras en el frasco hasta llenarlo. Luego preguntó: “¿Está lleno?”. Todos asintieron. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla, puso parte de ella en el frasco y lo agitó. Las piedrecitas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto volvió a preguntar: “¿Está lleno?”. Esta vez, los asistentes dudaron.

“Tal vez no”, dijo uno, y, acto seguido, el conferenciante extrajo un saquito de arena y la metió dentro del frasco. “¿Y ahora?”, inquirió. “¡No!”, exclamó el público, y tomó un jarro de agua que empezó a verter dentro del recipiente. Éste aún no rebosaba.

Terminada la demostración, preguntó: “¿Qué acabo de demostrar?”. Uno de los asistentes respondió: “Que no importa lo llena que esté tu agenda; si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas”. Sigue leyendo

Anuncios

El árbol de los problemas

Había contratado un carpintero para ayudarme a reparar mi vieja granja. Él acababa de finalizar su primer día de trabajo que había sido muy duro. Su sierra eléctrica se había estropeado lo que le había hecho perder mucho tiempo y ahora su antiguo camión se negaba a arrancar.

Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Nos dirigíamos a la puerta de su casa y se detuvo brevemente frente a un precioso olivo centenario. Tocó el tronco con ambas manos.

Al entrar en su casa, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara sonreía plenamente. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. La energia había cambiado completamente. Posteriormente me acompañó hasta el coche. Sigue leyendo

La Estrella de Mar

Hoy quiero compartir con todos vosotros  un bonito y corto cuento sufí que  oí por primera vez a Gabriel Guerrero discípulo de  Richard  Bandler aunque para mí en ciertas cosas el alumno ya supera al maestro. Escucharlo bajo el lenguaje hipnótico de Gabriel fue toda una  vivencia, ya que os aseguro que posee un domino absoluto de este tipo de lenguaje.

Espero que os guste y que cada uno de vosotros saque sus propias conclusiones.

Había una vez un escritor que vivía a orillas del mar; donde pasaba temporadas escribiendo y buscando inspiración para su libro.
Una mañana mientras paseaba a orillas del océano vio a lo lejos una figura que se movía de manera extraña como si estuviera bailando. Al acercarse vio que era un muchacho que se dedicaba a coger estrellas de mar de la orilla y lanzarlas otra vez al mar. Sigue leyendo

Personal Branding & Networking

Hace ya unos cuantos días que me rondaba la idea de escribir un post sobre Personal Branding y Networking. Ambos conceptos están en auge y la gran mayoría de profesionales lo tratan de forma independiente, graso error desde mi punto de vista. Y que mejor que explicar una historia real para entender lo que quiero decir.

Hace casi un año que deje un proyecto empresarial debido a que no compartía valores, creencias y formas de hacer las cosas con mis socios. La ruptura se produjo cuando yo me posicione ante la entrada de otro socio que aparentemente su “marca personal” era muy buena y conocida en el mundillo de los recursos humanos. Me dedique a investigar a estar persona a través de mi red de contactos de confianza, algunas personas  lo conocían muy bien tanto a nivel personal como profesional y todos ellas me desaconsejaron que hiciera negocios con esa persona. Los calificativos fueron muchos y diversos y ninguno encajaba con mi filosofía de vida. Después de noches en vela, dolores de cabeza y contracturas musculares, decide dejar el proyecto. Algunos me calificaron de “loca” otros de “tener coraje”, aunque yo creo que simplemente fue una “actitud coherente” conmigo misma y sobre todo egoísta, ya que velaba por mi integridad personal, profesional y sobre todo por mi salud. Sigue leyendo

TODOS, ALGUIEN, CUALQUIERA Y NADIE

Creo que como muchos de vosotros, en estos momentos, estoy involucrada en diferentes proyectos profesionales como freelance. Todos ellos me están ayudando a consolidar mi Marca Personal como experta en Piscología de las Organizaciones y Coaching  y sin planteármelo también como experta en marca personal, aunque me gusta más el término de Marketing Personal. Bueno, el tema es que  en numerosas ocasiones y con un público muy diverso, tengo que explicar que es eso del Coaching y para qué sirve.

En está ocasión quiero compartir con vosotros este viejo cuento que nos ayudará a clarificar conceptos:

Hay un viejo cuento con cuatro personajes:
TODOS, ALGUIEN, CUALQUIERA y NADIE.
Ocurre que había que terminar un trabajo muy importante para el día siguiente
TODOS sabía que ALGUIEN lo haría.
CUALQUIERA podría haberlo hecho, pero en realidad NADIE lo hizo.
ALGUIEN
se enojó cuando se enteró de lo sucedido,
porque le hubiera correspondido hacerlo a TODOS.
El resultado fue que TODOS creía que lo haría CUALQUIERA y
NADIE se dio cuenta de que ALGUIEN no lo haría
¿quieren saber cómo termina esta historia?
ALGUIEN
reprochó a TODOS porque en realidad
NADIE hizo lo que hubiera podido hacer CUALQUIERA. Sigue leyendo

¿Qué entendemos por Gente Tóxica? ¿Cómo reconocerlos?

 

Seguramente a lo largo de tu vida te has encontrado con envidiosos, manipuladores, mediocres, neuróticos, agresivos, victimistas… ¿Crees que son personas tóxicas? ¿Que entendemos por gente tóxica? Bajo el concepto de “tóxicas” se esconden conductas de una persona que en cualquier ámbito de la vida “mete miedo o culpa a los demás y siempre te nivela hacia abajo”.

Stamateas ha recogido en su libro hasta nueve tipologías de persona tóxica. El mete culpas, que castiga y condena al otro; el envidioso, el descalificador, el agresivo verbal, el psicópata sin remordimiento, el mediocre, el chismoso, el jefe autoritario, el orgulloso y el quejoso.

¿Conoces alguien así? Seguramente si, tanto a nivel laboral como personal. Ahora reflexiona ¿Cómo te sientes cuando estás con alguien tóxico? Deprimido, enojado, estresado o cansado…… Piensa acerca de esa persona. ¿Es él o ella, un quejoso permanente, alguien que de forma invariable espera que las cosas vayan mal, que siempre te encuentra defectos? ¿Él o ella, parecen más alegres después de haberte criticado o haber descargado sobre ti su rabia o su frustración? Si conoces a alguien así, lo más probable es que tengas una persona ‘tóxica’ en tu vida.

Lo tóxico es malo, y las personas tóxicas nos envenenan el alma, nos amargan el día y nos impiden alcanzar nuestros sueños. Nadie quiere estar junto a una persona tóxica, por lo que no sólo los debemos evitar sino que también debemos cuidarnos de serlo nosotros también.

En mis sesiones de Coaching me encuentro a menudo con grandes profesionales que tienen minada su autoestima debido a un jefe tóxico, un compañero o su propio socio. Los tóxicos profesionales, se caracterizan porque usan sus armas destructivas “de forma consciente”, enturbia el bienestar del prójimo y se siente “triunfador” cuando su víctima da síntomas de debilidad, afectación o rendición.

La estrategia que sigue un personaje tóxico es propia del manual de un depredador. Pacífico y sigiloso al principio, tiene una “entrada de amigo” en su nuevo empleo o con nuevas amistades. Es la forma de ganarse las llaves del “círculo emocional y afectivo” de la víctima que ha elegido para luego “destruirla”. Sigue la regla YO GANO – TÚ PIERDES.

No existen leyes para evitar caer en las garras vampíricas, pero si una regla básica: “saber poner límites y marcar al tóxico”. En este caso, “el sí y el no” son dos palabras sencillas pero “poderosas”. Hay que aprender a decir que no con sonrisa y compás, sin gritar ni enfadarse. Otro consejo valioso es no desnudarse emocionalmente, ser cauto para no dar munición al chismoso o al envidioso.

Reflexión final: “La razón de vivir es tener buenas relaciones personales, tener a gente a quien amar y respetar, y que te amen y respeten.” (Brian Tracy). Aléjate de las personas tóxicas no entres en su círculo o te generarán basura emocional. Creo que Dios no creó basuras humanas, sólo gente con problemas de comportamiento. (J. Hunter)

¿Qué es la conciencia?

En la mayoría de mis talleres formativos siempre se toca un tema de suma importancia, para mí, que es  como desarrollar la conciencia y responsabilidad de los asistentes  ya que constituyen la clave de un buen aprendizaje.

Muchos  de vosotros quizás os preguntéis y ¿Qué es conciencia?

Para mí la conciencia no es nuestra  mente. Si la mente fuese una bombilla, la conciencia sería la electricidad que la ilumina. Un reflejo deslucido de la conciencia en la mente provoca confusión, equívocos y finalmente sufrimiento. Una mente iluminada por la conciencia está en paz y está  presente. La calidad de tu conciencia determina la calidad de tu vida. Por ello las mentes embotadas y las emociones turbias reflejan mal  la conciencia.

La mayor parte del tiempo nuestras mentes funcionan en piloto automático. Nuestro dialogo interno es un buen ejemplo de la mente desbocada, por ello la importancia de tomar conciencia de qué te dices, que piensas y como te sientes en cada momento. Parece que si apagamos la conciencia, no estamos en el aquí y en el ahora, difícilmente llegaremos a elevar la consciencia. Es lo que nos da a entender el cuento del maestro zen que recibía muchas visitas de personas en busca de consejos:

Un día recibió a un joven que se tomaba muy en serio su camino espiritual. Se sentía preparado para convertirse en la mano derecha de cualquier gran maestro.

Ese día había llovido cuando el joven llegó a la casa del maestro. El joven se quitó los zapatos y dejó el paraguas antes de entrar en la habitación. Se inclinó ante el maestro y le dijo que le gustaría convertirse en su discípulo.

El maestro sonrió, pero no dijo ni una palabra.

El joven, un poco incomodado por el silencio, le dijo que había estudiado mucho. Que pensaba que estaba llamado a convertirse en uno de los “iluminados”

El maestro le preguntó: ¿sabes a qué lado de la puerta has dejado el paraguas y a qué lado de la puerta has dejado los zapatos?

N-n-no, tartamudeó el joven, desconcertado. ¿Por qué?

El maestro le respondió de forma muy calmada: “Porqué lo que tú buscas es la consciencia” ¿Y cómo puedes estar consciente si ni siquiera sabes dónde has dejado los zapatos y el paraguas?

El valor intrínseco de la vida depende de la conciencia y del poder de contemplación, no de la mera supervivencia. Aristóteles